Tratamiento dolor de espalda / lumbalgia

El dolor en la parte baja de la espalda es también conocido como lumbalgia, y se caracteriza por la presencia de dolor focalizado en el segmento final de la columna vertebral. Generalmente se identifica por venir precedido de un «chasquido» en la zona lumbar, seguido de un intenso dolor que dificulta a la persona afectada enderezarse y caminar.

Si bien lo más común es que el dolor se focalice en la parte central, en algunos casos se observa cómo éste se irradia hacia la zona glútea, pudiendo incluso descender hacia las extremidades inferiores

La lumbalgia es una dolencia muy común, pues se estima que hoy en día afecta a alrededor de un 80% de la población en algún momento de su vida.

Causas

El dolor lumbar puede ser debido a un exceso de tensión muscular, malas posturas, sobresfuerzo mecánico, carga de peso excesivo, alteraciones viscerales en algún órgano, etc.

Nuestros tratamientos

Para el tratamiento de patología lumbar ponemos en práctica las siguientes terapias: 

  • Se inicia la sesión con un tratamiento osteopático consistente en la manipulación vertebral pretende normalizar el tono de la musculara implicada, regular la circulación local, y restaurar la relación articular fisiológica de aquellas vértebras en las que queremos liberar adherencias.

  • Mediante el uso de la camilla de flexión distracción ejercemos una tracción a nivel de vertebral que nos ayuda a bombear el disco y descomprimir la columna.

Una vez realizado el trabajo de movilidad de columna, nos interesa producir una disminución de la inflamación  y una regeneración de los tejidos afectados.

  • Las ondas de choque nos ayudaran a favorecer cambios biológicos-fisiológicos para la recuperación de tejidos lesionados y dañados.
  • La diatermia aumenta la temperatura de los tejidos diana y moviliza los nutrientes en estos tejidos.  Nos reducirá la hipertonía muscular.
  • El láser de alta potencia obtendremos una disminución del dolor.
  • La neurodinamia o de movilización del sistema nervioso consiste en la movilización pasiva, estiramiento y deslizamiento de los nervios durante su recorrido con la finalidad de liberarlos en los posibles atrapamientos que desencadenan la sintomatología.
  • Posteriormente la valoración y readaptación funcional mediante ejercicios pautados por un fisioterapeuta para mejor la  funcionalidad y estabilidad de la zona lesionada.

Si necesitas más información o si quieres pedir cita, ponte en contacto con nosotros.

Te estaremos esperando! 

Contactar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *