ONDAS DE CHOQUE

Son Ondas acústicas de alta presión y energía en el caso de las focales y de baja en el caso de las radiales, que favorecen cambios biológicos-fisiológicos para la recuperación de tejidos lesionados y dañados.

En nuestra clínica disponemos de equipos de última tecnología  que nos permiten aumentar la eficacia terapeútica sin dolor. Disponemos del sistema Kimatur y del electromagnético de Storz Medical. Con estos equipos  disponemos de toda la gama de tratamientos existentes con ondas de choque . Podemos tratar patologías tendinosas, calcificaciones, espolones e incluso retardos de consolidación de fracturas, sin cirugía y con mínimas molestias.

Las ondas de choque provocan efectos biológicos y mecánicos, que producen analgesia a baja energía, cambios metabólicos a media energía y cavitación o microfracturas en alta energía. En general producen respuestas que activan los mecanismos de reparación propios de cada individuo, además de ayudar a reducir la sensibilidad y el dolor.

Somos centro de referencia por experiencia y relación calidad/precio en Ondas de Choque en la provincia de Barcelona.

Las ondas de choque son impartidas por profesionales sanitarios con certificado Sede Española terapias de Ondas de Choque, SETOC. Esta asociación forma constantemente a los fisioterapeutas, osteópatas, médicos y otros profesionales sanitarios en las novedades que año tras año se encuentran en la terapia de ondas de choque.

EFECTOS DE LAS ONDAS DE CHOQUE

  • EFECTO ANALGÉSICO: inmediato tras la aplicación.
  • EFECTO ANTINFLAMATORIO: degradación de los mediadores de la inflamación por la hiperemia producida.
  • EFECTO DE NEOVASCULARIZACIÓN: estimulación de la vascularización en tejidos avasculares o levemente vascularizados con lo que promueve el reclutamiento de células madre y la liberación de factores de crecimiento locales.
  • EFECTO DE CAVITACIÓN: generación de movimiento de burbujas en un líquido, produciendo un efecto micromecánico en los tejidos corporales.
  • En el caso de la TENDINITIS CALCIFICANTE  se produce una fragmentación y cavitación de las calcificaciones amorfas, produciendo una desorganización y desintegración de los depósitos de calcio. Evitamos por tanto la cirugía.
  • NEOSTEOGÉNESIS: por estimulación de los factores osteogénicos se consigue consolidar de fracturas.

Las ondas de choque son una opción de tratamiento segura y no agresiva, que, en un gran porcentaje de casos, alivia el dolor y proporciona una recuperación progresiva de la lesión, con pocos efectos secundarios y estos de producirse son leves (enrojecimiento, dolor o hematomas).

Tratamiento Mediante Onda de Choque

Mediante la tecnología de alta energía que utilizamos y un ecógrafo de alta resolución podemos controlar la profundidad de la onda, reduciendo el dolor y aumentando la eficacia terapéutica.

El tratamiento lo realizamos en aplicaciones semanales, con una media de tres sesiones y un tiempo de aplicación de unos 20 minutos,  dependiendo de la intensidad y el número de disparos.

Tras el tratamiento el paciente puede notar un efecto analgésico inmediato, pero el dolor puede volver a las pocas horas e incluso agudizarse un poco.  No se debe de tomar ningún tipo de antiinflamatorio, ni colocar hielo en la zona de aplicación, al menos durante unas 72 horas después del tratamiento, ya que reduce la actividad mitocondrial de las células y este efecto va en contra de la actividad celular producida por las ondas de choque.

Los resultados se evalúan a partir de la cuarta semana de la aplicación de las ondas de choque, recordando que su mejoría es progresiva, siendo frecuente encontrar mejorías tras un periodo de 3 e incluso 6 meses en patologías crónicas.

Entre los numerosos estudios se han visto efectos sobre:


– Tejido nervioso: Actualmente existen protocolos de tratamiento para reparar tejido nervioso dañado, por lo que pueden ser aplicadas en hernias discales y neuralgias, con muy buenos resultados.
– Hueso: Aumenta la vascularización del hueso esponjoso y favorece una reacción cicatricial inflamatoria.
– Tendones: En ningún caso independiente de la intensidad de la dosis se ha observado perdida de continuidad o roturas del tendón. En estudios experimentales se observan cambios histológicos en los que se demuestra reacción inflamatoria e hipervascularidad periférica, aumento de fibroblastos y generación de matriz tendinosa.
– Sobre las calcificaciones:  Actúa produciendo fragmentación y rotura de las mismas y proliferación de vasos sanguíneos que aumentan la capacidad de reabsorción.

– Sobre la piel: Produce aumento de vascularización siendo capaz de reparar tejidos que otras técnicas no son capaces de cicatrizar.

Usos más comunes de las ondas de choque

– Hernia de disco: FIBROSIS POSTQUIRÚRGICA tras cirugía de columna. Esta aplicación es novedosa y estamos teniendo muy buenos resultados, también en problemas discales no intervenidos liberando la compresión en la  raíz.

– Tendinitis: tanto en las epicondilitis, como tendinitis aquileas, rotulianas, trocanteritis y manguito de los rotadores así como en fascitis plantar y dolores de tipo cicatrizal en otras inserciones tendinosas y ligamentarias como el caso de ligamento lateral interno de rodilla.

– Calcificaciones: tendinitis calcificante de hombro, calcificaciones en el seno de entesopatías en codo, rotulianas, aquileas y espolón calcáneo.

– Osteonecrosis o necrosis avasculares: se ha utilizado con éxito (incluso algunos estudios afirman que mayor que el de la cirugía) en necrosis avascular de cabeza femoral. Algunos estudios actualmente están experimentando con ostecondritis disecante.

– Pseudoartrosis y retardos de consolidación: técnica inocua para el hueso evitando en numerosas ocasiones la repetición de cirugías con aporte de injertos de hueso.

– Esguinces: Lesiones cápsuloligamentosas: sobretodo en esguinces mal curados de gran antigüedad.

– Fibrosis Cicatricial Postlesional: En lesiones musculares (rotura fibrilar mal curada)

CONTRAINDICACIONES

No existe contraindicaciones formales pero existen determinadas patologías o enfermedades en las que se evita su uso.

– Sobre infecciones cutáneas o de tejidos profundos (aunque en determinados grupos de estudio se está utilizando en heridas de evolución muy lenta observando resultados muy esperanzadores).

– Tumores óseos o metástasis.

– Personas que utilicen marcapasos.

– Personas con coagulopatías por peligro de hematomas.

– Sobre el sistema nervioso central, grandes vasos o pulmones (aunque existen sistemas de aplicación para isquemia cardiaca).

En nuestro blog puedes consultar más información sobre esta técnica.

Alguna evidencia científica sobre esta técnica:

  • Is Extracorporeal Shock Wave Therapy Clinical Efficacy for Relief of Chronic, Recalcitrant Plantar Fasciitis? A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Placebo or Active-Treatment Controlled Trials. Yin, Meng-Chen et al. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation , 2014. Volume 95 , Issue 8 , 1585 – 1593
  • L.GerdesmeyeracW.SchadenbL.BeschaM.StukenbergaL.DoerneraH.MuehlhofercA.Toepferc. Osteogenetic effect of extracorporeal shock waves in human. International Journal of Surgery. Volume 24, Part B, December 2015, Pages 115-119. https://doi.org/10.1016/j.ijsu.2015.09.068
  • Ke, M.-J., Chen, L.-C., Chou, Y.-C., Li, T.-Y., Chu, H.-Y., Tsai, C.-K., & Wu, Y.-T. (2016). The dose-dependent efficiency of radial shock wave therapy for patients with carpal tunnel syndrome: a prospective, randomized, single-blind, placebo-controlled trial. Scientific Reports6, 38344. http://doi.org/10.1038/srep38344