¿Qué podemos hacer con la Periostitis Tibial?

¿Qué es la Periostitis tibial?

Esta lesión se caracteriza básicamente por la inflamación del periostio. El periostio es la capa más externa que se encarga de recubrir el hueso y fijar los tendones y ligamentos al tejido del mismo.  También contiene vasos sanguíneos y nervios que nutren y le dan sensibilidad a los huesos.

Cuando hay una inflamación de esta capa en la zona de la pierna hablaremos de la famosa periostitis tibial.

¿Cómo se produce y cuáles son las causas?

A la hora de producirse esta lesión su mecanismo suele ser por repetidas tracciones sobre esta capa, así como por microtraumatismos debidos a un impacto repetido al realizar la zancada, siendo esto uno de los motivos por los que la periostitis tibial acostumbra a verse con más frecuencia en corredores de fondo.

También podemos encontrar varios factores que predisponen a padecer esta patología, como pueden ser el exceso de entrenamiento, una mala amortiguación del calzado, la rigidez muscular, hacer un apoyo de forma incorrecta o, sobretodo, una desalineación anatómica por problemas a nivel biomecánico.

¿Qué hay de la sintomatología?

Lo que suelen notar las personas que sufren esta lesión es un dolor localizado en la cara anterior e interna de la pierna.

 El síntoma más claro es que el dolor aparece al iniciar la actividad física y disminuye después de un mínimo período de calentamiento, pero éste vuelve a aparecer de manera más intensa al llevar un tiempo corriendo.

¿Cuál es el mejor tratamiento a seguir?

El mejor tratamiento de la periostitis es la prevención, pero cuando ya nos encontramos con el problema es necesaria la realización de un tratamiento de rehabilitación.

Éste dependerá del tiempo que lleva siendo parte del deportista, por lo que, si es una lesión en una fase inicial deberemos realizar reposo, aplicar un vendaje funcional y realizar sesiones de radiofrecuencia con masaje local.

Si nos encontramos en una situación de dolor de más de 4 semanas la opción sera un tratamiento con ondas de choque o electrolisis percutánea si nos encontramos ante un cambio en el tejido, si queremos mejorar aún más los resultados la mejor opción es combinar estas terapias con láser de alta potencia.

Por lo general los resultados son notables en la segunda o tercera sesión.

A medida que vayamos avanzando, el reposo deberá ser cada vez menor, de forma progresiva pero siempre teniendo en cuenta el dolor, seguiremos con la realización de masaje en la zona de la pantorrilla y podemos incorporar el tratamiento a partir de la fibrólisis diacutánea o ganchos.

Es muy importante en el tratamiento incluir la realización de terapia manual, donde utilizaremos el movimiento para mejorar el estado muscular y articular de la persona lesionada, así como seguir una pauta de ejercicios y estiramientos que el mismo fisioterapeuta le facilitará de manera que se adapte al máximo a su caso en particular.

¿Algún consejo de prevención?

Para prevenir este tipo de lesión será conveniente la realización de un estudio biomecánico y de pisada para centrar nuestra actuación a la aparición de cualquier desequilibrio anatómico que nos induce a lesionarnos con más frecuencia y, de la misma manera, nos servirá para orientarnos cuando queramos adquirir el material deportivo más adecuado.

También nos será de gran ayuda fortalecer el tono muscular y evitar la práctica deportiva en terrenos de suelo duro e irregular.

Si sufre de esta lesión y quiere ponerle remedio puede contactar con nosotros.

En nuestro centro le ofrecemos toda la información necesaria así como la realización de un tratamiento individualizado y, si lo requiere, le realizaremos un estudio biomecánico completo para prevenir cualquier lesión que le esté comprometiendo la práctica deportiva.