ONDAS DE CHOQUE EN EPICONDILITIS

La epicondilitis o “codo de tenista”, es una patología que causa dolor en la cara lateral del codo. Normalmente esta producida por movimientos repetitivos de antebrazo y muñeca. Esto conllevará irritación y degeneración de las inserciones tendinosas en el codo.

Es una patología que afecta tanto a hombres como a mujeres sin importar su edad. Además, existe una relación clara con ciertas profesiones y con la práctica de deportes de raqueta.

Entre los síntomas más comunes solemos encontrar dolor en la zona lateral del codo, impotencia funcional, dolor a la palpación al realizar acciones de la vida cotidiana.

TRATAMIENTO CON ONDAS DE CHOQUE

Las Ondas de Choque han demostrado un tratamiento muy efectivo para tratar este tipo de tendinitis.

Es una técnica revolucionaria para el tratamiento de tendinopatías, efectiva y de rápida aplicación. Con ella conseguimos acortar los tiempos de recuperación del paciente.

Es una excelente manera de acelerar la recuperación de lesiones tendinosas y musculares con garantías, ideal tanto para deportistas como para la población en general.

La terapia de las Ondas de Choque actúa a partir de varios mecanismos y se relaciona con varios beneficios a nivel terapéutico, tales como provocar un efecto analgésico que se percibe de forma inmediata tras su aplicación, así como un efecto antinflamatorio y un efecto neovascularizante, el cual promueve el reclutamiento de células madre y la liberación de factores de crecimiento locales para acelerar la reparación del tejido.

Los Tratamientos más eficaces para la Epicondilitis

La epicondilitis o comúnmente conocida como “codo del tenista”, es una patología que cursa con dolor en la cara lateral del codo. Normalmente está producida por movimientos repetitivos, en este caso, por una extensión repetitiva de muñeca. Esto conlleva una irritación y degeneración de las inserciones tendinosas en el codo por microtraumatismos de repetición. 

Es una patología que afecta tanto a hombres como a mujeres sin importar su edad. Además existe una relación clara con ciertas profesiones y con la práctica de deportes de raqueta. Trabajos donde realizamos movimientos reiterados como puede ser en fábricas, o incluso en oficinas por el uso prolongado del ratón, son los causantes de la mayoría de epicondilitis que encontramos en consulta.

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA?

Entre los síntomas más comunes solemos encontrar dolor en la zona lateral del codo,  impotencia funcional al realizar la extensión de muñeca y supinación del antebrazo, dolor a la palpación sobre el epicóndilo y dolor al realizar acciones de la vida cotidiana como coger un vaso de agua, elevar una botella o abrir con llave una puerta.   

¿QUÉ TRATAMIENTO ES EL MÁS EFICAZ?

El tratamiento más efectivo  y con el que solemos encontrar más beneficios es con la aplicación de la Electrólisis Percutánea Terapèutica (EPTE) combinado con otras técnicas de fisioterapia como pueden ser el masaje a nivel muscular, la punción seca,  la fibrólisis diacutánea o la aplicación de diatermia.

Las Ondas de Choque también han demostrado ser un tratamiento muy efectivo para tratar este tipo de tendinitis.

EPTE (ELECTRÓLISIS PERCUTÁNEA TERAPÉUTICA)

Esta se trata de una técnica revolucionaria para el tratamiento de tendinopatías, efectiva y de rápida aplicación. Con ella conseguimos acortar los tiempos de recuperación del paciente a partir de la aplicación de microcorrientes a través de una aguja de acupuntura insertada justo en el tejido afectado. De esta manera, lo que conseguimos es acceder directamente al tejido dañado e inducir su regeneración y auto-recuperación.

Con la Electrólisis logramos la reparación del tendón y la recuperación inmediata con una alta efectividad  respecto a otros tratamientos convencionales. Otro beneficio de su abordaje es la baja frecuencia de recaídas que supone para el deportista.

ONDAS DE CHOQUE

La terapia de las Ondas de Choque actúa a partir de varios mecanismos, con ella no solo se rompen las calcificaciones en el tejido, sino que provoca también un aumento del flujo sanguíneo en el área, una estimulación del mecanismo de regeneración que ayuda a la reabsorción del calcio y una disminución de las señales de sensibilidad dolorosa que los nervios están enviando constantemente a nuestro cerebro. Asimismo, actúa inhibiendo los Puntos Gatillos Miofasciales (PGM) produciendo una disminución de la sensación de rigidez y del dolor.

Por todo ello, tanto deportistas como la población en general encontraréis en estas técnicas terapéuticas una excelente manera de acelerar la recuperación de lesiones tendinosas y musculares con garantías.