TRATAMIENTO COMPLETO PARA UNA HERNIA DISCAL LUMBAR

Uno de los problemas más comunes en la población activa y el principal causante de tantas bajas laborales es la tan conocida hernia discal lumbar.

LA HERNIA DISCAL

Los discos intervertebrales son unos tejidos que se encuentran entre vértebra y vértebra al largo de toda la columna, creando una articulación entre cada una de ellas y permitiendo el movimiento de la columna. Cuando el revestimiento del disco se desgarra, el centro blando puede sobresalir por la abertura, creando la dicha hernia.

¿CUÁLES SON SUS CAUSAS?

El deterioro del disco suele darse a causa de la degeneración o envejecimiento, durante este proceso los discos pueden perder su flexibilidad y elasticidad, y los ligamentos que los rodean se vuelven quebradizos y se desgarran con mayor facilidad.

Además, encontramos varios factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de sufrir una hernia discal o que empeore aquella existente tales como las malas posturas, la realización de movimientos repetitivos de flexión-extensión y rotación de tronco soportando peso, atrofia muscular, una mala alimentación o la falta de ejercicio físico

Cabe remarcar un dato importante que quizás no sabías y es que, al contrario de lo que la mayoría ha creído durante años, la hernia discal en sí no es dolorosa, sino que ésta condición empezará a causar sintomatología cuando afecte a un nervio, irritándolo o comprimiéndolo. Siendo pues, la intensidad del dolor independiente a la gravedad de la hernia discal. Además, varios estudios revelan que más de un 30% de personas que no refieren sintomatología alguna padecen de una protusión o hernia discal.


Ahora bien, una vez tenemos una hernia discal en nuestra columna lumbar que nos está comprimiendo el nervio y nos provoca dolor lumbar e incluso irradiación hasta los glúteos, muslo y/o pierna, debemos buscar un profesional para abordar el problema.

TÉCNICAS DE ABORDAJE REALIZADAS EN NUESTRA CLÍNICA

NEUROMODULACIÓN PERCUTÁNEA

Consiste en la aplicación de una corriente a una intensidad y frecuencia específica a través de una aguja de acupuntura sobre el sistema nervioso tanto a nivel de las estructuras dañadas como de la columna vertebral.

Este tratamiento, por tanto, produce un estímulo en el sistema nervioso central y/o periférico, mejorando con ello la respuesta de los tejidos inervados por él. Por consiguiente, se consigue de este modo una modulación del dolor tanto en la estructura dañada, a través de los nociceptores, como a nivel central y una mejora trófica al mismo tiempo que un aumento de la fuerza muscular, con esta técnica podemos disminuir el dolor de forma espectacular en algunas patologías neuromusculoesqueléticas.

DIATERMIA-HIPERTERMIA / RADIOFRECUENCIA

Con esta terapia se consigue un triple resultado: efecto térmico terapéutico, efecto mecánico y efecto piezoeléctrico-resonador.

Los beneficios por tanto son diversos: aumenta el metabolismo tisular, reduce la hipertonía muscular, acelera la reparación tisular, mejorar la vascularización, y permite la introducción de principios activos para optimizar el tratamiento.

ONDAS DE CHOQUE

Son Ondas acústicas de alta presión y energía que favorecen cambios biológicos-fisiológicos para la recuperación de tejidos lesionados y dañados. Se usan con gran éxito en patologías musculo-esqueléticas como las fascitis plantares y tendinopatías calcificantes, actualmente también se utilizan en hernias discales para producir un efecto bioestimulador.

Sus efectos ya se notan a los pocos días de la primera sesión y suelen necesitarse entre 3 y 8 sesiones de tratamiento.

LÁSER DE ALTA POTENCIA

La terapia con láser de alta potencia en combinación con la diatermia o hipertermia nos ofrece un alto componente analgésico, antiinflamatorio y regenerativo para la recuperación de los tejidos. Su combinación con técnicas de osteopatía y tracción nos permite realizar un tratamiento de hernias discales y meniscopatías sin cirugía con resultados cercanos al 95% de recuperación.

MOVILIZACIÓN Y MANIPULACIÓN VERTEBRAL

Finalmente, la camilla de flexión distracción es parte del equipo y técnicas utilizamos en el tratamiento de hernias discales. Junto a las técnicas de manipulación de reabsorción, nos permite mejorar e incluso en algunos casos eliminar la hernia discal.

Las manipulaciones vertebrales son unas maniobras que provocan movimientos específicos en la columna vertebral. Con esta técnica no estamos “poniendo la vértebra en su sitio”, sino que su finalidad es normalizar el tono de la musculatura implicada, regular la circulación local, y restaurar la relación articular fisiológica de aquellas vértebras en las que queremos liberar adherencias.

Tratamiento hernia discal lumbar

tecarterapia para el dolor

El dolor lumbar es uno de los problemas de salud más frecuentes a los que se enfrenta la población actual, existen varias causas que favorecen o pueden derivar en un dolor lumbar, y en este post hablaremos de una de ellas; las tan temidas hernias discales. También explicaremos con qué ejercicios podemos abordar esta problemática lumbar.

Pero primero, empecemos por lo más básico para poder entender un poco más sobre esta patología.

La anatomía de las vértebras lumbares es diferente respecto a las del resto de la columna, este hecho sumado al conjunto de ligamentos, músculos y demás estructuras de la región le confiere cierta complejidad, lo que da lugar a sus características especiales.

Sus discos son grandes, llegando a ser el 1/3 del tamaño del cuerpo vertebral. El disco intervertebral (DIV) se encuentra entre los cuerpos vertebrales, relacionando a las vértebras entre sí y es conocido como la Unidad vertebral funcional o el Segmento móvil, y es clave tanto en la estructura, como en la función de la columna vertebral (CV). Él se encarga de la transmisión de fuerzas y distribución de cargas. Gracias a sus 6 grados de movilidad de los que dispone ayuda a soportar deformaciones que resultan de las cargas física y las fuerzas de estabilidad.

Un aspecto interesante que deberíamos conocer es que, a pesar de no presentar síntomas, la mayoría de las personas a las que se les realiza una Resonancia Magnética suelen presentar algún tipo de lesión en su espalda, tales como degeneración discal, protusión discal y degeneración facetaria.

Y bien, ¿Qué es realmente una hernia discal?

Una hernia discal es el desplazamiento localizado de material discal más allá de los límites del espacio intervertebral, es decir, la salida del núcleo pulposo al canal raquídeo, que en la mayoría de las ocasiones va a producir compresión en las raíces nerviosas, tal compresión es la que causará tal dolor lumbar.

Gran parte de la población padece de hernia discal sin ni siquiera ser consciente, eso es porque la hernia en sí no es dolorosa siempre y cuando no llegue a oprimir al nervio, hasta ese punto no sentiríamos ningún ápice de dolor, eso ocurre en muchas ocasiones  y sucede tal y como se muestra en la imagen, el disco se abre espacio evitando la raíz nerviosa, de esa manera no habría una compresión directa por lo que seguramente no habría dolor.

 

¿Qué tratamiento conservador en fisioterapia podemos seguir ante una hernia discal?

Desde hace tiempo en el ámbito de la salud se conoce la importancia de la inclusión de la fisioterapia neuromusculoesquelética en uno de los problemas más frecuentes que padece la población general, como es la lumbalgia o el dolor lumbar.

En este sector fisioterapéutico centrado en el abordaje del dolor lumbar, encontramos una amplia variedad de técnicas con muy buenos resultados y altamente efectivas, tales como la realización de manipulaciones vertebrales, fortalecimiento isométrico, reeducación neuromuscular y técnicas de descompresión y reabsorció, entre otras. Con ellas se consigue una mejoría de la aptitud física y la restauración de la funcionalidad, además de la protección de la lesión en la zona lumbar.

Para esta patología, además, será muy importante el trabajo activo, ejercicios de coordinación, estabilización y fortalecimiento, para también ayudar a la restauración de la funcionalidad y disminución del dolor.

A continuación, dejamos un seguido de ejercicios que utilizamos en la primera fase del tratamiento con el objetivo de disminuir la inflamación, el dolor y ayudar a las técnicas de reabsorción de la hernia discal:

 


En nuestro centro contamos con la tecnología y técnicas necesarias para remedio a la mayoría de hernias discales sin necesidad de cirugía.