FISIOTERAPIA EN LA ARTICULACIÓN TÉMPORO-MANDIBULAR (ATM)

Es muy común que hoy en día las personas vivan en constante estrés tanto físico como emocional, generando patologías que afectan diversos aspectos de su vida, entre ellas, las patologías asociadas a la ATM o Articulación Temporo-Mandibular, ya sea de origen orgánico o funcional. Ocasionalmente, se producen contracturas, dolor e inflamación en los músculos que conforman la zona mandibular, así como el cuello y cervicales, debido al estrés, trastornos del sueño como el bruxismo, disfunción estructural o traumatismos. Cualquiera de estas causas genera dolor y limitación del movimiento, afectando el sistema articular, muscular, capsular y ligamentoso de la articulación, acabando con la armonía biopsicosocial del paciente. La fisioterapia en estos trastornos es una excelente herramienta para su valoración y tratamiento.

Anatomía de la Articulación Témporo-Mandibular (ATM)

La articulación témporo-mandibular es la única articulación móvil en la cabeza, formada por dos huesos: la mandíbula y el hueso temporal del cráneo unidos por medio de una cápsula reforzada por dos ligamentos y entre los cuales encontramos un disco cartilaginoso, que aumenta su congruencia y reparte las presiones de la articulación.

La ATM y la región cervical están estrechamente relacionadas tanto a nivel muscular y miofascial como de inervación y vascularización.

¿Qué es el Trastorno de la ATM?

El síndrome de la articulación temporomandibular (ATM) es un dolor en la articulación de la mandíbula que puede ser causado por varias alteraciones. La ATM conecta la mandíbula inferior al cráneo (hueso temporal) delante de la oreja.  Los problemas en esta área pueden causar dolor de cabeza y cuellodolor facialdolor de oídodolores de cabezabloqueo de la mandíbula o dificultad para abrirla, problemas para morder o chasquidos cuando se muerde o abre la boca

¿Qué causa el trastorno de ATM?

El síndrome ATM puede ser causado por un trauma, desgaste debido al envejecimiento, o asociadas a otras patologías tales como artritis o deformidades óseas, bruxismo, alteraciones biomecánicas o por hábitos orales.

¿Qué síntomas suele presentar?

Tinnitus

Es un zumbido, silbido, chasquido u otro tipo de ruido que parece originarse en la oreja o la cabeza. 

Dolor

  • El dolor en los músculos faciales y las articulaciones de la mandíbula pueden irradiarse al cuello o a los hombros

Otros síntomas

  • La cara y la boca pueden hincharse en el lado afectado.
  • La mandíbula puede bloquearse en una posición abierta
  • Los espasmos musculares asociados pueden causar dificultad para tragar.
  • Dolor de cabeza y mareos, lo que puede provocar náuseas y/o vómitos.

¿Existe algún tratamiento en Fisioterapia?

¡La respuesta es!

Los trastornos de la ATM pueden afectar hasta el 15% de la población general. Varios estudios clínicos mostraron que más del 50 % de la población adulta examinada padecía algún signo de trastorno de la ATM.

Así pues, y volviendo una vez más a la literatura científica, se ha demostrado que el mejor abordaje en este tipo de patologías es la Terapia Manual, tanto a nivel de la propia ATM como en la relación con la columna cervical.

Dentro de la Terapia manual encontramos tres abordajes básicos en la reducción del dolor y la mejoría de los parámetros funcionales; la movilización articular, la movilización de tejidos blandos, y la coordinación neuromuscular.

Estas técnicas combinadas con otras propias de la fisioterapia tienen una gran eficacia y suelen ser las de primera elección en cuanto a este trastorno, mejorando la calidad de vida de la persona que la sufre diariamente.

TRATAMIENTO COMPLETO PARA UNA HERNIA DISCAL LUMBAR

Uno de los problemas más comunes en la población activa y el principal causante de tantas bajas laborales es la tan conocida hernia discal lumbar.

LA HERNIA DISCAL

Los discos intervertebrales son unos tejidos que se encuentran entre vértebra y vértebra al largo de toda la columna, creando una articulación entre cada una de ellas y permitiendo el movimiento de la columna. Cuando el revestimiento del disco se desgarra, el centro blando puede sobresalir por la abertura, creando la dicha hernia.

¿CUÁLES SON SUS CAUSAS?

El deterioro del disco suele darse a causa de la degeneración o envejecimiento, durante este proceso los discos pueden perder su flexibilidad y elasticidad, y los ligamentos que los rodean se vuelven quebradizos y se desgarran con mayor facilidad.

Además, encontramos varios factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de sufrir una hernia discal o que empeore aquella existente tales como las malas posturas, la realización de movimientos repetitivos de flexión-extensión y rotación de tronco soportando peso, atrofia muscular, una mala alimentación o la falta de ejercicio físico

Cabe remarcar un dato importante que quizás no sabías y es que, al contrario de lo que la mayoría ha creído durante años, la hernia discal en sí no es dolorosa, sino que ésta condición empezará a causar sintomatología cuando afecte a un nervio, irritándolo o comprimiéndolo. Siendo pues, la intensidad del dolor independiente a la gravedad de la hernia discal. Además, varios estudios revelan que más de un 30% de personas que no refieren sintomatología alguna padecen de una protusión o hernia discal.


Ahora bien, una vez tenemos una hernia discal en nuestra columna lumbar que nos está comprimiendo el nervio y nos provoca dolor lumbar e incluso irradiación hasta los glúteos, muslo y/o pierna, debemos buscar un profesional para abordar el problema.

TÉCNICAS DE ABORDAJE REALIZADAS EN NUESTRA CLÍNICA

NEUROMODULACIÓN PERCUTÁNEA

Consiste en la aplicación de una corriente a una intensidad y frecuencia específica a través de una aguja de acupuntura sobre el sistema nervioso tanto a nivel de las estructuras dañadas como de la columna vertebral.

Este tratamiento, por tanto, produce un estímulo en el sistema nervioso central y/o periférico, mejorando con ello la respuesta de los tejidos inervados por él. Por consiguiente, se consigue de este modo una modulación del dolor tanto en la estructura dañada, a través de los nociceptores, como a nivel central y una mejora trófica al mismo tiempo que un aumento de la fuerza muscular, con esta técnica podemos disminuir el dolor de forma espectacular en algunas patologías neuromusculoesqueléticas.

DIATERMIA-HIPERTERMIA / RADIOFRECUENCIA

Con esta terapia se consigue un triple resultado: efecto térmico terapéutico, efecto mecánico y efecto piezoeléctrico-resonador.

Los beneficios por tanto son diversos: aumenta el metabolismo tisular, reduce la hipertonía muscular, acelera la reparación tisular, mejorar la vascularización, y permite la introducción de principios activos para optimizar el tratamiento.

ONDAS DE CHOQUE

Son Ondas acústicas de alta presión y energía que favorecen cambios biológicos-fisiológicos para la recuperación de tejidos lesionados y dañados. Se usan con gran éxito en patologías musculo-esqueléticas como las fascitis plantares y tendinopatías calcificantes, actualmente también se utilizan en hernias discales para producir un efecto bioestimulador.

Sus efectos ya se notan a los pocos días de la primera sesión y suelen necesitarse entre 3 y 8 sesiones de tratamiento.

LÁSER DE ALTA POTENCIA

La terapia con láser de alta potencia en combinación con la diatermia o hipertermia nos ofrece un alto componente analgésico, antiinflamatorio y regenerativo para la recuperación de los tejidos. Su combinación con técnicas de osteopatía y tracción nos permite realizar un tratamiento de hernias discales y meniscopatías sin cirugía con resultados cercanos al 95% de recuperación.

MOVILIZACIÓN Y MANIPULACIÓN VERTEBRAL

Finalmente, la camilla de flexión distracción es parte del equipo y técnicas utilizamos en el tratamiento de hernias discales. Junto a las técnicas de manipulación de reabsorción, nos permite mejorar e incluso en algunos casos eliminar la hernia discal.

Las manipulaciones vertebrales son unas maniobras que provocan movimientos específicos en la columna vertebral. Con esta técnica no estamos “poniendo la vértebra en su sitio”, sino que su finalidad es normalizar el tono de la musculatura implicada, regular la circulación local, y restaurar la relación articular fisiológica de aquellas vértebras en las que queremos liberar adherencias.

Tratamiento mediante osteopatía del latigazo cervical

El síndrome de latigazo cervical (WAD) es común dentro de los accidentes de tráfico y una causa muy común de consulta en osteopatía.

Aunque no solo son producidos por accidentes de tráfico, cualquier golpe fuerte en el cuerpo puede desencadenar un síndrome de latigazo cervical.

Los síntomas presentados son muy diversos: dolor de cabeza, dolor cervical, dolor muscular, mareos, nauseas, sensación de fatiga…¿Cómo tratamos este tipo de problemas?Un tratamiento muy efectivo es mediante la manipulación de la columna cervical con la técnica de SAT (Specific Adjusting Technique).

Esta técnica consiste en una manipulación de gran precisión y alta velocidad, que permite movilizar la vértebra sin ningún tipo de fuerza, retornando a la columna cervical la movilidad y posición normal que había perdido.

Resultados casi inmediatos
Mediante el tratamiento con SAT el paciente de forma casi inmediata recupera su funcionalidad vertebral recuperando su normalidad previa al accidente. Esta técnica es un método eficaz en el tratamiento del dolor y la discapacidad, así como sobre otras consecuencias como las cefaleas cervicogécas.

Vértigo y tratamiento osteopático

El vértigo aun no siendo una de las manifestaciones más oídas se presenta con una alta incidencia, según un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine se ha visto que los mareos y el vértigo son muy frecuentes en la población, con una prevalencia de hasta un 23%.

En esta entrada vamos a explicar de qué se trata, sus causas principales y su mejor abordaje en cuanto a tratamiento en osteopatía y fisioterapia.

Vamos a empezar por las bases, ¿Qué es realmente el vértigo?

Bien, antes de nada, debemos aclarar que estamos ante un síntoma, no se trata de una enfermedad. Este síntoma puede aparecer de forma única y aislada por una causa concreta o puede presentarse formando parte de un cuadro clínico correspondiente a los síntomas de una patología.

El vértigo es un síntoma que genera un malestar traducido en una sensación de desequilibrio e inestabilidad. Produce una gran inseguridad e incapacidad para movernos, pudiendo llegar incluso a tener sensación de náuseas y desmayo. A estos síntomas se une la sensación de que las cosas giran, como si todo diera vueltas. Puede durar algunos instantes o incluso bastantes horas, incluso viéndose acompañado de incapacidad de enfoque ocular o pérdida de audición.

¿Cuáles son sus posibles causas?

Una afectación tan frecuente como es la patología de la columna cervical puede generar vértigos. Aquí entran en escena varias estructuras cervicales que acaban repercutiendo en la buena función del nervio encargado en gran medida del equilibrio, el nervio vestibular.

  • Problemas en la musculatura cervical

Principalmente la musculatura lateral corta cervical y los suboccipitales pueden generar una compresión de la arteria vertebral cuando se sobrecargan. Esto provoca que se afecten las ramas que vascularizan el cerebro y el oído interno, generando una alteración en el funcionamiento de las estructuras que irriga y provocando tal vértigo.

  • Disfunción craneal

El nervio vestibular puede verse afectado también por su compresión en los canales por los que pasa debido fundamentalmente a una mala movilidad y biomecánica de los huesos y músculos, pudiendo alterar la función nerviosa del VIII par craneal

  • Falta de movilidad cervical y cervicodorsal

Una disfunción o hipomovilidad en la columna cervical y dorsal permitirían una compresión en la arteria vertebral afectando a su flujo, e incluso al sistema vestibular. Además, los niveles vertebrales de la charnela cervicodorsal corresponden a los centros medulares simpáticos de control arterial, por lo tanto, a las zonas medulares que mandan la orden correcta para la buena fisiología vasomotora de tales arterias.

  • Oído interno

En él encontramos unas sustancias llamadas otolitos que se mueve según nuestra postura y movimiento, haciendo partícipe al cerebro de captar tal posición. Cuando esta sustancia se encuentra fuera de lugar o no responde de la forma adecuada según nuestros cambios posturales se altera la interpretación de dicha posición pudiendo desencadenar el vértigo

  • Alteración del sistema propioceptivo

Los propioceptores son unos receptores localizados en nuestro cuerpo que indican al cerebro la posición de cada parte del mismo para que involuntariamente seamos capaces de reconocer nuestra posición global respecto al entorno y situación en la que nos encontramos. A veces, pueden producirse incoherencias entre la información enviada por cada uno de los sistemas y entonces será cuando el cerebro pierda parte de su capacidad reconocer tal posición y responderá con una sensación de malestar a través del vértigo.

Sabiendo todo esto, ¿Qué podemos hacer para abordar esta sensación una vez ha aparecido?

tratamiento vertigo con osteopatia

En la mayoría de los casos con las que nos encontramos la causa suele estar, no en la estructura en sí, sino en la columna cervical. Una vez realizado un diagnóstico previo y haber analizado aquellas estructuras que sufren bloqueos, se puede

llevar a cabo un tratamiento adecuado a partir de la estimulación de los mecanismos internos para, así, restaurar el equilibrio y la función.

Con osteopatía contamos con un seguido de maniobras y técnicas que nos sirven para actuar sobre la estructura afectada buscando restituir la irrigación. Una vez corregida tal disfunción con las manipulaciones convenientes, el organismo desarrolla su propio mecanismo de curación, consiguiendo que los vértigos desaparezcan.

¿En qué consisten las manipulaciones vertebrales?

Básicamente son maniobras realizadas sobre la columna cervical para provocar su movimiento. Son unos movimientos rápidos, de corto recorrido que afectan sólo -o, sobre todo- a una vértebra en concreto.

Cuando realizamos esta maniobra, no sólo nos permite ganar movilidad y flexibilidad de los segmentos vertebrales que se encuentran bloqueados, sino que también estamos provocando un cambio en la anatomía, fisiología y biomecánica normal de las vértebras y estimulamos un cambio en el sistema nervioso autónomo (SNA) y, por lo tanto, de la información sensorial que afecta a las vías eferentes de los niveles segmentarios en los que se le aplica esta maniobra.

Es decir, a partir de la estimulación del SNA se transmite información desde la corteza hacia los órganos periféricos, regulando con ello, la actividad involuntaria corporal.

 

En nuestro centro Fisioterapia i Osteopatia Ferran Espejo contamos con la práctica y las herramientas para realizar el mejor tratamiento en cada caso, tanto en caso de vértigo como en cualquier patología o lesión.