Dolor en el Talón, Nervio Tibial y Neuromodulación Percutánea

El dolor en el talón es una patología que sufre un porcentaje muy elevado de la población y las limitaciones pueden ser realmente molestas e incapacitantes, en muchos casos pueden dificultar enormemente la marcha e incluso hacerla insoportable. Se estima que un 10% de la población sufre de dolor de talón al largo de su vida, y de estos, un 80% se da entre los 25 y los 65 años de edad.

Al dolor del talón la mayoría de veces se le atribuye como causa principal la fascitis plantar, aunque no siempre sea así.

En muchas ocasiones nos encontramos un diagnóstico de fascitis plantar como la principal culpable de tal dolor, pero la realidad es que existen otras causas de dolor en el talón que pueden estar asociadas a la inflamación de la fascia. Un ejemplo de este caso es la compresión de la rama plantar del nervio tibial posterior, siendo una de las causas menos conocida de dolor de talón y la dolencia más frecuente en todos esos pacientes que no mejoran pese al reposo, al tratamiento con diferentes plantillas y a la infinidad de tratamientos en fisioterapia o podología.

Es aquí cuando realizar un diagnóstico certero y evitar al paciente múltiples tratamientos frustrantes e innecesarios cobra vital importancia.

El nervio tibial posterior es una rama terminal del nervio ciático que se ramifica en 3 nervios (calcáneo medial, plantar medial y plantar lateral) inervando la gran parte de la zona plantar del pie tal y como se muestra en la imagen.

Cuando hay una presión excesiva sobre este nervio o sobre cualquiera de sus ramas se produce una alteración del mismo, ya sea en su sensibilidad o en el movimiento específico del pie, pudiendo ocasionar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la planta del pie.

¿Qué se puede hacer en estos casos?

En el campo fisioterapéutico contamos con varias técnicas de tratamiento para abordar esta patología, pero una de las más efectivas se encuentra dentro del ámbito de la fisioterapia invasiva. Se trata de la neuromodulación percutánea, un tratamiento mínimamente invasivo y realmente efectivo.

La neuromodulación del nervio tibial posterior en dolores de talón es una de las técnicas que recomendamos incluir en tu tratamiento, por el éxito en los resultados, además de acortar plazos en el tiempo de recuperación y dolores residuales en procesos crónicos.

 

Pasando entonces a esta técnica de tratamiento clave, vamos a ver cómo actúa en nuestro organismo y en qué consiste.

Nuestro sistema nervioso está formado por unas células llamadas neuronas, que se conectan entre sí para intercambiar mensajes en forma de impulsos nerviosos por todo el cerebro. Estas conexiones y su buen funcionamiento son vitales para nuestra salud y bienestar, cualquier problema, fallo o desequilibrio en el sistema nervioso, afecta la red de comunicación entre todas las estructuras.

Así que lo primero que hace nuestro cuerpo para contrarrestar este desequilibrio es adaptarse a ello, es decir, el cuerpo obliga a otras estructuras a trabajar de manera excesiva.

Pero a la larga, las estructuras que en su momento se vieron obligadas a trabajar más, se resienten y el problema empeora.

¿En qué consiste la neuromodulación percutánea y cómo actúa sobre nuestro sistema nervioso?

La Neuromodulación es una técnica con la cual los fisioterapeutas somos capaces de intervenir en el funcionamiento del sistema nervioso, tanto periférico como central.

La técnica es mínimamente invasiva, rápida y no tiene efectos secundarios. Consiste en la inserción de agujas en zonas específicas del cuerpo, siguiendo trayectos nerviosos donde se aplica una corriente eléctrica de baja o media frecuencia e intensidad, con el fin de producir una normalización de la transmisión del impulso nervioso y realizar cambios en el nervio.

Al tener una función alterada en el cuerpo –en este caso, en la zona plantar del pie- actuamos en determinados puntos del recorrido del nervio tibial para conseguir mejoras en su función y producir una disminución del dolor, una mejora de sus patrones de movimiento y un mejor reclutamiento muscular.

Además, también conseguimos una mejora de la nutrición del nervio y los tejidos mejorando, de la misma forma, todo el componente metabólico, nervioso, muscular y articular.

Así pues, en un elevado porcentaje de los casos los pacientes experimentan una mejoría notoria de manera inmediata.

En nuestro centro solemos tratar con distintas lesiones relacionadas con el deporte, y en él le ofrecemos toda la información necesaria como la realización de un tratamiento individualizado en fisioterapia.

Por todo ello, tanto deportistas como la población en general encontraréis esta técnica terapéutica una excelente manera de acelerar vuestra recuperación con garantías.

 

Síndrome del Piramidal: la Pseudociática

Muchos de nosotros hemos tenido un dolor localizado en la nalga que puede irradiar por la parte posterior del muslo y hemos pensado que era lumbago o una ciática, pero es muy frecuente -especialmente en corredores- encontrar como causa al piramidal. En este post hablaremos de esta patología y cómo ponerle fin.

Empezando por los conceptos básicos, debemos saber que el piramidal es el músculo que se encuentra por debajo del glúteo mayor. Por norma general, el músculo piramidal es un músculo que tiende a la hipertrofia y al endurecimiento, lo que puede desencadenar el llamado síndrome piriforme o más comúnmente llamado el síndrome del piramidal.

En la anatomía, en el 80-90% de las personas el nervio ciático no cruza el piriforme, pero en el 10-15% el nervio sí pasa a través de él, de manera que puede afectarse también el nervio ciático.

En la siguiente imagen podemos ver la relación entre el músculo piriforme y el nervio ciático:

Este síndrome se suele llamar falsa ciática o pseudociática, porque da la misma sintomatología de una ciática pero no es causado por una afectación de nervio a nivel de la columna vertebral, sino que se produce cuando el músculo se tensa, presionando así al nervio.

¿Qué síntomas se refieren ante esta patología?

Lo más frecuente es que los pacientes describan una sensibilidad aguda en las nalgas y un dolor similar a la ciática que desciende por la espalda hasta la parte posterior del muslo, pantorrilla e incluso hasta el pie. Estos síntomas con frecuencia empeoran después de estar sentado mucho tiempo, caminar o correr.

¿Cuál es el mejor tratamiento en este caso?

El tratamiento del síndrome piramidal va a depender del enfoque del fisioterapeuta, pero se ha comprobado que se obtienen mejores resultados al incorporar técnicas invasivas como la punción seca a las conservadoras dentro de un mismo tratamiento.

¿De qué trata y cómo funciona esta técnica?

Bien, la punción seca es una técnica muy conocida en la fisioterapia actual, especialmente en el mundo del deporte, en ella lo que queremos conseguir es producir un efecto mecánico en la banda muscular que se encuentra dañada –en este caso en la del músculo piramidal- y desactivar el punto gatillo que se encuentra en ella, consiguiendo de la misma forma la relajación del músculo en cuestión.

Esto lo conseguimos a partir de la introducción de una aguja en el tejido afectado, para provocar que el sistema nervioso central empiece un proceso de regeneración de este músculo, haciendo desaparecer los síntomas de dolor tanto el local como el referido por la pierna.

Esta técnica es una de nuestras armas más potentes en el tratamiento del dolor miofascial junto con el ejercicio, ya que da muy buenos resultados.

Tratamiento osteonecrosis de cadera

Osteonecrosis de cadera

La Osteonecrosis  se define como muerte del tejido oseo por la interrupción del aporte sanguíneo.

Existen diversas causas que conducen a una restricción de la vascularización del hueso que pueden ser:

  • Traumáticas: Fractura en el cuello del fémur y luxación femoral.
  • No traumáticas: Alcoholismo, Diabetes mellitus, embarazo, radioterapia, tumores, VIH.

Síntomas osteonecrosis de cadera

Suele aparecer un dolor  intenso y agudo en la ingle que puede referirse al glúteo, muslo y rodilla.

Por lo general suele ser más en común en el género masculino, entre los 30 y 60 años de edad.

Existen 6 estadios de evolución que dependen del estado de la lesión:

  • Estadio 0: El paciente no aporta síntomas y tampoco muestra datos patológicos
  • Estadio 1: El paciente puede presentar síntomas o no. En imágenes de rayos X son normales. Solo se muestra lesión al realizar pruebas funcionales óseas.
  • Estadio 2: Comienzan aparecer signos de necrosis ósea, o aparecen quistes en la cabeza femoral.
  • Estadio 3: La esfera de la cabeza femoral se mantiene, sin embargo hay una imagen radiolúcida semilunar.
  • Estadio 4: Las imágenes muestran un aplanamiento del espacio articular en las zonas de carga (lateral y superior).
  • Estadio 5: Además del plano articular, se muestra un pinzamiento del espacio articular seguido de una artrosis secundaria.
  • Estadio 6: hay una marcada destrucción de la cabeza femoral.

TRATAMIENTO REALIZADO EN NUESTRA CLÍNICA

Tenemos una alta tasa de eficiencia en reducción de la lesión y de la sintomatología hasta el estadio 3. A partir de este estadio nuestros resultados son algo menores. Solemos necesitar de unas 6-10 sesiones de tratamiento que se reparten entre 2 y 4 meses,

Utilizamos una terapia combinada que consiste en aplicar ondas de choque focales de alta energía en las zonas de la lesión que han sido determinadas por radiografía y RNM, láser de alta potencia y movilizaciones en tracción de la cadera.

Actualmente el tratamiento con ondas de choque esta siendo la primera opción de tratamiento para la osteonecrosis avascular de cadera ya que evita la cirugía si son tratados los pacientes en los primeros estadios de la lesión.

El láser de alta potencia nos ofrece la posibilidad de penetrar hasta 15 cm en los tejidos produciendo una disminución de la inflamación, de la rigidez y el dolor. al mismo tiempo que se favorece la reparación tisular.

Tratamiento epicondilitis o codo de tenista

Según la literatura científica, se conoce que el tan nombrado “codo de tenista” tiene una incidencia del 4 al 7% de la población, presentándose sobre todo entre los 30 y 50 años de edad, valores que siguen aumentando hoy en día  debido al gran impacto que está teniendo la práctica de algunos deportes de raqueta ante una amplia parte de la población.

 

 

Son muchas las patologías que nos impiden realizar múltiples actividades cotidianas o deportivas debido al dolor que nos provocan, pero estas, al igual que la epicondilitis tienen solución y suelen evolucionar de forma muy positiva siguiendo un buen tratamiento en fisioterapia.

Vamos a ver cómo la podemos abordar, así que, empecemos por conocer las bases de esta patología

¿Qué es la epicondilitis?
La epicondilitis es una patología que afecta al compartimento externo del codo, es una lesión o inflamación de los tendones epicondíleos que provoca dolor e impotencia funcional.

Este proceso degenerativo causado en el epicóndilo lateral del codo suele deberse a un uso excesivo de la musculatura que se inserta en el mismo, es decir, tiene su origen en los microtraumatismos producidos en la inserción principalmente de los extensores de la muñeca.

Aunque esta afección se conoce por deportes como el tenis o el pádel, también se da en otros deportes, especialmente en aquellos donde se trabaja la velocidad y el lanzamiento de la extremidad superior, así como en numerosas profesiones tales como músicos, dentistas, trabajadores del hogar o transportistas entre muchos otros.

Es importante tener presente que no todo dolor de codo viene dado por una epicondilitis, sino que hay muchas otras patologías que nos pueden derivar en un dolor de codo.

Por ejemplo, una de las que nos encontramos muchas veces con diagnóstico de epicondilitis es el síndrome del túnel radial o comúnmente conocida como “codo de tenista resistente”

El Síndrome del túnel radial es un cuadro doloroso en el margen lateral del codo, de aquí la dificultad a diferenciarla de una epicondilitis y a la confusión en cuanto a su diagnóstico clínico, porque este síndrome puede estar enmascarado o incluso coexistir con la propia epicondilitis.

Pero no todo está perdido, como fisioterapeutas contamos con varias herramientas de valoración y exploración para discernir entre una u otra y, así, abordarla de forma específica para solucionarla de la mejor forma posible.

¿Qué se puede hacer?
En fisioterapia hay un amplio abanico de técnicas que podemos realizar para tratar la epicondilitis, pero algunas de las más eficaces son las invasivas, como la Punción seca o la Electrólisis Percutánea (EPTE), eso sí, siempre combinadas con otras de manuales como la Fibrolisis Diacutánea (ganchos), el masaje transverso profundo Cyriax o Tecarterapia Diatermia. También será primordial conocer la pauta de ejercicios adecuados para trabajar en casa.

 

 

Tratamiento con electrolisis percutánea de la tendinitis del supraespinoso

En algunos deportes es frecuente padecer alguna tendinitis del supraespinoso. Eso es debido a la biomecánica del complejo articular del hombro y a la fricción que sufre este tendón en aquellos gestos técnicos realizados en deportes que implican un esfuerzo en la articulación por encima de 90º de flexión.

Deportes tan conocidos como el baloncesto, voleibol, balonmano e incluso la natación ponen continuamente al tendón en un alto estrés mecánico y más aún si el gesto técnico no es el adecuado.

Viendo la alta incidencia de esta lesión -ya no sólo en deportistas sino en la población general-, vamos a empezar por lo básico.

 ¿QUÉ ES LA TENDINITIS DEL SUPRAESPINOSO?

La tendinitis del supraespinoso es la inflamación que se ocasiona en el tendón de éste músculo debido al roce provocado por los movimientos repetitivos de elevación del hombro, que provocan un pinzamiento entre la cabeza del húmero y el arco acromial. Suele ser la causa más frecuente de hombro doloroso.

Hay que tener en cuenta que los tendones se sitúan muy cerca de las articulaciones por ello cuando aparece el dolor se confunde erróneamente con dolor articular y artritis.

 

¿CUÁLES SON SUS SIGNOS Y SÍNTOMAS?

Las personas que lo sufren suelen describir un dolor localizado en el hombro que incluso llega a extenderse por la zona lateral del brazo, especialmente cuando se efectúan determinados movimientos, en concreto la elevación del brazo. Además, en muchos casos este dolor empeora por la noche.

Una vez entendemos la lesión y cómo ésta se origina, pasemos a cómo podemos solucionarla.

¿QUÉ TRATAMIENTO ES EL IDEAL PARA LA TENDINOPATÍA DEL SUPRAESPINOSO?

En el mundo de la fisioterapia podemos encontrar infinidad de tratamientos para la recuperación de una lesión de tendón, pero una de las más eficaces y de las menos conocidas es la Electrólisis Percutánea Terapéutica EPTE®.

Se trata de una técnica revolucionaria para el tratamiento de tendinopatías, efectiva y de rápida aplicación. Con ella se consigue acortar los tiempos de recuperación del paciente.

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA ELECTRÓLISIS PERCUTÁNEA TERAPÉUTICA?

La EPTE® está basada en la aplicación de microcorrientes a través de una aguja de acupuntura insertada justo en el tejido afectado, en este caso el tendón del supraespinoso. De esta manera, lo que conseguimos es acceder directamente al tejido dañado e inducir su regeneración y auto-recuperación.

Ésta técnica se utiliza y es efectiva para el tratamiento de todo tipo de tendinopatías, entre muchas otras lesiones de deportistas de élite, deportistas aficionados y personas sedentarias.

tratamiento con epte en supraespinoso

 

Por todo ello, tanto deportistas como la población en general encontraréis en esta técnica terapéutica una excelente manera de acelerar la recuperación de lesiones tendinosas y musculares con garantías.

 

 

Tratamiento hernia discal lumbar

tecarterapia para el dolor

El dolor lumbar es uno de los problemas de salud más frecuentes a los que se enfrenta la población actual, existen varias causas que favorecen o pueden derivar en un dolor lumbar, y en este post hablaremos de una de ellas; las tan temidas hernias discales. También explicaremos con qué ejercicios podemos abordar esta problemática lumbar.

Pero primero, empecemos por lo más básico para poder entender un poco más sobre esta patología.

La anatomía de las vértebras lumbares es diferente respecto a las del resto de la columna, este hecho sumado al conjunto de ligamentos, músculos y demás estructuras de la región le confiere cierta complejidad, lo que da lugar a sus características especiales.

Sus discos son grandes, llegando a ser el 1/3 del tamaño del cuerpo vertebral. El disco intervertebral (DIV) se encuentra entre los cuerpos vertebrales, relacionando a las vértebras entre sí y es conocido como la Unidad vertebral funcional o el Segmento móvil, y es clave tanto en la estructura, como en la función de la columna vertebral (CV). Él se encarga de la transmisión de fuerzas y distribución de cargas. Gracias a sus 6 grados de movilidad de los que dispone ayuda a soportar deformaciones que resultan de las cargas física y las fuerzas de estabilidad.

Un aspecto interesante que deberíamos conocer es que, a pesar de no presentar síntomas, la mayoría de las personas a las que se les realiza una Resonancia Magnética suelen presentar algún tipo de lesión en su espalda, tales como degeneración discal, protusión discal y degeneración facetaria.

Y bien, ¿Qué es realmente una hernia discal?

Una hernia discal es el desplazamiento localizado de material discal más allá de los límites del espacio intervertebral, es decir, la salida del núcleo pulposo al canal raquídeo, que en la mayoría de las ocasiones va a producir compresión en las raíces nerviosas, tal compresión es la que causará tal dolor lumbar.

Gran parte de la población padece de hernia discal sin ni siquiera ser consciente, eso es porque la hernia en sí no es dolorosa siempre y cuando no llegue a oprimir al nervio, hasta ese punto no sentiríamos ningún ápice de dolor, eso ocurre en muchas ocasiones  y sucede tal y como se muestra en la imagen, el disco se abre espacio evitando la raíz nerviosa, de esa manera no habría una compresión directa por lo que seguramente no habría dolor.

 

¿Qué tratamiento conservador en fisioterapia podemos seguir ante una hernia discal?

Desde hace tiempo en el ámbito de la salud se conoce la importancia de la inclusión de la fisioterapia neuromusculoesquelética en uno de los problemas más frecuentes que padece la población general, como es la lumbalgia o el dolor lumbar.

En este sector fisioterapéutico centrado en el abordaje del dolor lumbar, encontramos una amplia variedad de técnicas con muy buenos resultados y altamente efectivas, tales como la realización de manipulaciones vertebrales, fortalecimiento isométrico, reeducación neuromuscular y técnicas de descompresión y reabsorció, entre otras. Con ellas se consigue una mejoría de la aptitud física y la restauración de la funcionalidad, además de la protección de la lesión en la zona lumbar.

Para esta patología, además, será muy importante el trabajo activo, ejercicios de coordinación, estabilización y fortalecimiento, para también ayudar a la restauración de la funcionalidad y disminución del dolor.

A continuación, dejamos un seguido de ejercicios que utilizamos en la primera fase del tratamiento con el objetivo de disminuir la inflamación, el dolor y ayudar a las técnicas de reabsorción de la hernia discal:

 


En nuestro centro contamos con la tecnología y técnicas necesarias para remedio a la mayoría de hernias discales sin necesidad de cirugía.