READAPTACIÓN FUNCIONAL

Los procesos de recuperación después de sufrir una lesión se han basado tradicionalmente en el paradigma de la ‘patología estructural’. Al igual que el foco del dolor se ha localizado en los tejidos. Así que la rehabilitación de estos procesos y algunos tratamientos para el dolor presente en los tejidos se ha basado en ir incrementando el estrés mecánico generado en los tejidos de manera gradual hasta que la persona se encuentra en condiciones de volver a su actividad normal. Esta visión es completamente lógica pero, en cierto modo, incompleta y a veces poco efectiva.

Cuando se produce una lesión, además de los daños estructurales, es muy probable que se haya producido alteraciones en diferentes niveles del sistema nervioso central (SNC). Por lo que es importante tener en cuenta todos estos cambios a nivel del sistema nervioso si queremos optimizar la recuperación de los pacientes.

La inflamación asociada a la lesión músculo-esquelética generan alteraciones en la transmisión y procesamiento de la información propioceptiva, además de cambios neuroplásticos en las propiedades y funciones de las neuronas.

El objetivo de estos cambios neurológicos se empiezan a producir rápidamente después de una lesión con el objetivo de protejer al sujeto y poder curar los tejidos. El problema rádica en que estos cambios neuroplásticos pueden persistir más tiempo del necesario cronificando lesiones.

Nosotros trabajamos a partir de principios neuromecánicos para reorganizar tu sistema nervioso, recuperando los déficits neuromusculares y venciendo al dolor.